Tratamiento de Adolescentes

En nuestros tiempos actuales, donde cada vez más vemos como nuestra población juvenil está tomando más y más protagonismo, es interesante observar el enfoque que los exámenes y pruebas psicológicas tienen.

Queremos saber qué piensan y sienten nuestros adolescentes, conocer sus preocupaciones y de igual forma sus intereses, como padres es fundamental saber qué pasa por sus mentes.

adolescentes deprimidosEs por esta razón que el auge de test de psicología para adolescentes toma la pauta y es cada vez más solicitado en las consultas psicológicas en escuelas y en las consultas privadas.

Obtener una evaluación psicológica de un adolescente puede ser un acontecimiento histórico.

Normalmente, es el pivote entre un largo tramo de problemas y un nuevo curso de trabajo en soluciones.

Mientras que las cosas buenas pueden saberse de nuestros adolescentes, como su tipo de personalidad, carácter, temperamento, autoestima, sueños, deseos y metas, también es posible conocer sus sombras más oscuras.

Especialmente cuando se trata de adolescentes problemáticos, que pueden ser frustrantes y a veces insondables, los padres pueden tener sus dudas acerca de si tal prueba es necesaria.

¿Cuándo es necesario? Cuando los padres han intentado hacer muchas cosas para remediar una situación donde existen problemas, y están comenzando a ver un patrón negativo.

“Particularmente cuando las calificaciones de los adolescentes son consistentemente deficientes, o hay problemas emocionales o de comportamiento que son de miedo”, dice James Austin, un psicólogo en Jackson, Miss.

Si los padres están desconcertados y no tienen ideas sobre cómo buscar soluciones, es hora de hacer una evaluación psicológica a los adolescentes.

Los adolescentes a veces no quieren participar en las pruebas. Pueden sentir que están siendo perseguidos, estigmatizados o simplemente agredidos.

La forma en que se presenta la idea es importante. Diciendo: “Te estamos trayendo aquí para ver qué tan mal estás” no suscitará cooperación, dice Austin. Los padres deben involucrar al adolescente en un esfuerzo cooperativo para resolver problemas.

Austin dice: “Muchos de ellos saben que las cosas han sido muy malas, y la mayoría de ellas verán que es ventajoso obtener algo de ayuda. Están tan frustrados como sus padres.”

Generalmente, el proceso comienza con una entrevista, durante la cual el evaluador habla con el joven; Observa su estado de ánimo, aseo y vestimenta, y hace evaluaciones preliminares de razonamiento, juicio, memoria y mecanismos de defensa – todo mientras busca signos de los problemas.

Psicólogos, psiquiatras, especialistas en educación y trabajadores sociales realizan evaluaciones. Austin recomienda que la prueba sea realizada por una persona altamente capacitada que tenga una amplia experiencia trabajando con adolescentes.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

We use cookies to ensure that we give you the best experience on our website. If you continue to use this site we will assume that you are happy with it. Ok